¡Bienvenidos a Kiwi Revolution!

 photo page_zps923c8dae.jpg

sábado, 24 de marzo de 2012

Kuribayashi Minami - Precious Memories


Precious Memories
Opening de Kimi ga Nozomu Eien
Romaji
Traducción

Atsui hizashi Mabushikute
Omoidasu no ano natsu wo
Itami nante shirazu ni ita no
Egao itsumo ureshikute

Yume mo akogare mo motome tsudzuketeta
Watashi wo yobu koe ga Tooku kikoeru

Zutto, zutto mitsumeteta
Massugu na omoiwa
Hateshinai sora he to kakenukeru
Afureru namida wo sotto
Kono te ni dakishimeru
Itsuka mata Aeru kana
Ano oka de...

Aoi kaze ni sasowarete
Kumo ga katachi Kaete yuku
Sugita toki wo oshiete kureta
Shashin Ima wa 
SEPIA iro

Futari de kawashita chiisana yakusoku
Kokoro no katasumi de 
Shizuka ni nemuru

Zutto, zutto wasurenai
Taisetsu na omoi wo
Owaranai ashita he egaiteiku
Anata ga kureta kotoba wa
Takara mono ni natte
Kono mune de Kagayaku no
Eien ni...

Zutto, zutto mitsumeteta
Massugu na omoiwa
Hateshinai sora he to kakenukeru
Afureru namida wo sotto
Kono te ni dakishimeru
Itsuka mata Aeru kana
Ano oka de...

Deslumbrada por la cálida luz del sol
Recuerdo ese verano.
No conocía el significado del dolor
Tu sonrisa siempre me alegraba.

Yo había seguido esperando por deseos y sueños
Puedo oir, a lo lejos, una voz que me llama...

Siempre, siempre, seguí mirando
Ese firme deseo mío.
Traspasando lejos al cielo infinito;
Estas lágrimas desbordantes
Que suavemente sostengo en mis manos.
No nos encontrarán de nuevo
En aquella colina...

Llamadas por un viento azul
Las nubes comienzan a cambiar de forma.
Las fotos que me contaron
De los tiempos que pasaron.
Ahora tienen un color sepia.

La pequeña promesa de los dos cambió
En una esquina del corazón duerme silenciosamente...

Nunca, nunca olvidaré
Esas emociones preciosas
Que en un interminable mañana, pintaré;
Las palabras que me diste,
Se volvieron un tesoro,
Y brillan en mi corazón
Eternamente.

Siempre, siempre, seguí mirando
Ese firme deseo mío.
Traspasando lejos al cielo infinito;
Estas lágrimas desbordantes
Que suavemente sostengo en mis manos.
No nos encontrarán de nuevo
En aquella colina...